Carta de una madre que sí apoya a Miley Cyrus

Miley-Cyrus-performance-at-MTV-VMA-2013-2223057En vista de la polémica generada por la actuación de Miley Cyrus en los VMA’s, hemos pedido a algunas madres que conocemos que nos den su opinión. 

Por si no lo sabéis, en la red circula una carta de una tal Kim Keller, que ha escrito una carta a su hija poniendo a parir a Miley por su actuación y su comportamiento, asegurando que su hija no debería imitarla y diciendo cosas como “te pondré cinta adhesiva en la boca para que tu lengua no salga de ahí como perra en celo”.

Como grandes defensores de la libertad y la individualidad de las personas, publicamos la carta que más nos ha gustado de una madre que sí apoya a Miley Cyrus:

“Puede que solamente sea una entre un millón, pero soy madre y no odio a Miley Cyrus. Tengo una hija que también ha crecido viendo Hannah Montana, una hija que adoraba a Hannah Montana, pero que siempre fue consciente de que era solamente un personaje y que Miley es una persona, con sus virtudes y defectos.

A pesar de lo que todo el mundo dice, no considero que mi hija tenga que dejar de escuchar la música de Miley Cyrus y mucho menos le pediría que dejara de gustarle. La he educado lo suficientemente bien como para que sepa qué debe imitar y qué no, no necesita que esté encima de ella intentando disuadirla.

Miley es un personaje público, una artista, una actriz y cantante, ella crece la igual que nuestrxs hijxs y eso está bien, tenemos que dejarles crecer. Hay que tener siempre presente que no tendremos una hija tan perfecta como Hannah Montana, ni tan imperfecta como Miley Cyrus

Tal vez Miley esté equivocándose en su empeño por demostrar que ya es una adulta, pero también debemos preguntarnos ¿nuestras hijas, si hubieran crecido rodeadas de un entorno similar harían lo mismo o lo harían incluso peor? Tenemos que dejar de demonizar a esta joven cantante que solamente intenta crecer y encontrar su camino rodeada de millones de ojos que están esperando que haga algo mal para juzgarla y criticarla.

Yo no tengo ninguna duda de que mi hija la cagará una y otra vez, pero es parte del proceso de la madurez, caer y levantarte. Al menos mi hija cuenta con la suerte de no tener a los paparazzis acampados en la puerta de nuestra casa.”

Anuncios